Blog Sexo | SexotiKa Sexy News

MI ESCORT IDEAL EN MADRID

MI ESCORT IDEAL EN MADRID

La mejor experiencia que he tenido con una escort fue en madrid en mi último viaje de trabajo.

Fue la panacea de lo que busco en una escort y lo que quisiera encontrarme cada vez que  contrato los servicios de alguna prostituta de lujo.  Pues desgraciadamente cada vez abundan más las chicas espectaculares de “mírame y no me toques” , “no me aprietes ahí que me las acabo de poner”.

Así que directamente me metí en la red a buscar una chica potente pero con algo de experiencia, que no fuese a llevarme sorpresas desagradables. De todas las que vi contraté a Marta en Escortintime.

Era comienzo del verano, ella era una mujer de las de toda la vida, tendría treinta y pocos. Quedamos en una terraza en una calle muy céntrica de Madrid, en una bonita cafetería. Yo estaba tranquilo pues al no ser de allí casi que me daba igual que me vieran. Medía  1,75 o así, delgada y muy elegante. Bien vestida, creo que vino con la misma ropa que tenía en una de sus fotos. Un vestido azul marino, tacones blancos y el pelo recogido.

Tomamos una cola cada uno, después otra, pasamos a las copas y la verdad comencé a tener mariposas en la barriga. Era una chica de las que sabías que no te podías enamorar, pero era simpática, espontánea, muy ocurrente…

Salimos del bar algo contentos y ella me indicó que tenía reservado un hotel en esa misma calle. Llegamos a un precioso hotel del dentro de Madrid y ella lo tenía todo preparado, subimos a la habitación directamente. El camino al ascensor se me hizo eterno, creo que todo el personal sabía quién era ella y pensaban en mi suerte por poder entrar en su habitación.

Nada más entrar me senté en la cama quitándome los zapatos, y se quitó el vestido. Lucía  estaba genial y tenía una lencería que me provocó lo que sería una erección permanente. Me invitó a una ducha, y ella me masajeó la espalda. Antes de salir tuvo un golpe de humor, tiró una pastilla de jabón al suelo de la bañera y al recogerla me demostró una de sus especialidades, el francés natural.

Salimos de la ducha y estuvimos disfrutando en la cama toda la noche, al principio yo iba con prisas pero ella consiguió que me calmara. A eso de las 5 de la mañana terminé exhausto de gozar junto a ella. Dormimos un rato y a las 8:00 de la mañana ella bajó al bar y pidió el desayuno para los dos.

Al despedirnos me dio un beso en la mejilla, y me propuse pensar que aquel dispendio de dinero, no fue un gasto, sino una inversión en un recuerdo junto a esta maravillosa Escort en Madrid que perdurará para siempre .

Escribir un comentario